Osteopatía

¿Qué es?

Es una filosofía de vida.

Es un abordaje holístico del cuerpo.

 

La Osteopatía es la ciencia y el arte de diagnosticar y de tratar las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud del organismo. Para ello emplea técnicas manuales inspiradas en la anatomía, la fisiología y los mecanismos auto-reguladores del cuerpo.

 

 

Se rige por los siguientes principios:

  • El cuerpo es una unidad.
  • La estructura y la función están relacionadas.
  • El cuerpo tiene la capacidad inherente de repararse.
  • El cuerpo puede enfermar si pierde alguna de las capacidades de autorregulación y reparación.
  • El movimiento de los fluidos es esencial para el mantenimiento de la salud.
  • El sistema nervioso juega un papel esencial en el control del cuerpo.

¿Qué soluciona?

Es un poco pretencioso decir que soluciona, porque al fin y al cabo es el cuerpo el que soluciona el problema, pero para que nos entendamos; cuando el cuerpo se desajusta, el osteópata estudia las causas, valora los factores que contribuyen a esas causas y finalmente elabora e implementa un plan de acción que soluciona el desequilibrio. También juega un papel muy importante como prevención.

 

Puede ayudar en casos de:

  • Dolores musculo-esqueléticos; lesiones, contracturas.
  • Trastornos intestinales.
  • Fibromialgia.
  • Problemas mecánicos.
  • Problemas circulatorios.
  • Problemas respiratorios.
  • Alergias.
  • Desequilibrios del sistema nervioso con todo lo que ello conlleva* (estrés, migrañas, insomnio…).

 

*No hay ningún síntoma que no esté causado por un desequilibrio del sistema nervioso vegetativo o que le preceda o acompañe un proceso inflamatorio.

 

Otros:

  • Preoperatorios y postoperatorios.
  • Síntomas causados por extracciones dentales o implantes.
  • Preparación al parto.
  • Infertilidad.
  • Ansiedad.

Cómo trabajo

Me gusta abordar al paciente de la manera más amplia, primero me centro en la parte más densa, en el cuerpo,  la postura, el ejercicio… Luego me aseguro de que los factores externos que pueden alterar el equilibrio corporal están comprendidos y se llevan a la práctica a través de la alimentación. Para terminar observo, analizo y comprendo el proceso mental de la persona para poder ayudar en los procesos inconscientes.

Mecánica. El sin fin de engranajes articulares del cuerpo debe tener un cierto sentido, una simetría, e idealmente mantener un equilibrio que no consuma excesiva energía en su adaptación.

La línea de gravedad.  Es una línea vertical imaginaria que atraviesa el centro del cuerpo. Ésta se desajusta con la postura, el peso, la edad, las adaptaciones mecánicas… Cuando hay una buena postura los efectos físicos de la gravedad se reparten equitativamente sobre las estructuras, causando la menor tensión sobre ellas. En el caso opuesto pueden aparecer dolores y hasta lesiones.

Movimiento. Todos hemos oído que el movimiento es vida. Pues lo contrario es morir. Recomiendo el movimiento como una necesidad vital; igual que alimentarse o respirar. El cuerpo necesita movimiento, ¿si no por qué tiene tantos engranajes? Engranajes que rigen órganos, meridianos,… Está todo demasiado interrelacionado como para llevar una vida sedentaria. El ejercicio se asemeja a una píldora que vale para todo: reduce los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, el nivel de estrés, es un excelente regulador glucémico, la contracción muscular aporta numerosas drogas beneficiosas para todas las edades… La lista es interminable. Y es gratis.

¿Sabías que el zumo de naranja a diario puede alterar el ph de tu estómago y sus capacidades digestivas?

¿Sabías que el estreñimiento puede alterar tus estados emocionales y mentales?

¿Sabías que la microbiota intestinal es esencial en el desarrollo inmunológico y  su función determinante en la salud humana?

Sabías que el estrés aumenta los niveles de cortisol, y que las bacterias responden a la inevitable cascada neuroendocrina, y de ello ser mas propenso a coger infecciones por la relación con el sistema inmune?

¿Sabías que la dieta mediterránea por su alto contenido en polifenoles (reduciendo sustancias proinflamatorias) mejora la sensibilidad a la insulina de personas con obesidad?

En los últimos años ha crecido el número de pacientes que padecen de dolores cuyas causas o factores perpetuantes son debidos a una mala alimentación.

Esto me ha llevado a investigar y aprender el modo de convertir la alimentación en una aliada del proceso curativo.

La mente es la que lee la información que viene del mundo exterior, la lee y la interpreta simultáneamente y de ello concluye y actúa.

Por ejemplo, el estrés no es real, es un efecto de la interpretación de la mente. Y el estrés es el causante de la mayor parte de las dolencias.

En consulta privada me gusta ayudar a que la persona se vea desde el exterior, para que perciba, alejada de su estado mental subjetivo, lo que le sucede y pueda, y desde el conocimiento, cambiar lo cambiable.

La culpa es tuya 🙂

Quizá no te identifiques con este enunciado, pero sigue leyendo, por favor. Más del 80% de mis pacientes pertenecen a este grupo.

 

Ya conocemos la inseparable unión cuerpo-mente, y hoy podemos añadir las emociones, el espíritu…

 

Todos los pacientes vienen a consulta en busca de alguien que les quite el dolor, como si éste fuera una parte separada de ellos mismos, como si no tuviese nada que ver con uno.  El dolor, tu dolor, es tuyo, forma parte de ti, es una expresión inconsciente de tu ser que se queja porque no has visto u oído las señales previas a su aparición. El dolor no es algo inútil, es el resultado de tu comportamiento inconsciente, por ende es un maestro.

 

Si vienes a verme por causas, por supuesto inconscientes, de tipo mental, emocional, o de simple gestión de tu vida, es muy positivo que aceptes tu parte de responsabilidad y trates de ser partícipe en tu proceso curativo. No dependas ciegamente del mundo exterior para tu sanción porque los médicos, los libros, se pueden equivocar; pero si aprendes a escucharte, jamás te equivocarás.

 

Disculpa esta mini sacudida, pero es muy terapéutico voltear la mirada hacia uno mismo. Por supuesto que puedo ayudar en estas situaciones y lo hago siempre, sólo deseo transmitir el mensaje de que si nos hacemos conscientes y partícipes de nuestra situación, llegará un momento en que podremos solucionar nosotros mismos nuestros dolores o evitar su aparición. Aunque si te caes por las escaleras o tienes un accidente de coche, ahí no puedes faltar. De algo tenemos que vivir… 😉

Prevención

El cuerpo es nuestro vehículo: le propiciamos combustible a diario, descansamos cada “x” kilómetros… pero habrá que revisarlo de vez en cuando ¿no?  Mejor someterlo a una revisión periódica que esperar a que tenga una avería.

 

Personalmente utilizo los servicios osteopáticos desde que tengo 17 años. Para mí representa un reset del sistema cuando lo llevo demasiado cargado. Es un modo de re-establecer el estado original de paz y equilibrio.

 

  • Evita el estrés o aprende a manejarlo.
  • Escúchate a ti mismo.
  • Respeta tu centro de gravedad.
  • Cambia tus hábitos mentales destructivos.
  • Muévete.
  • Aliméntate con coherencia.
  • Duerme bien.